Los capacitores y los receptores antiguos

Este artículo tiene por objeto sumar a otros tantos comentarios y opiniones que podemos encontrarnos en infinidad de foros de electrónica donde se discute, o se debate, si es realmente necesario reemplazar los capacitores de un equipo valvular antiguo cuando nos proponemos repararlo o volverlo a la vida. Claro está, que lo que voy a compartir con ustedes es mi opinión personal, en base a mi experiencia y los trabajos que realicé, pero sólo eso, no es un recetario o la verdad absoluta, ya que cada técnico tiene su librito y forma de trabajo y es sumamente respetable.

Generalmente compro o me llegan equipos valvulares que hace mucho tiempo no funcionan, que estuvieron olvidados en lugares no apropiados, por no decir descuidados, en muy malas condiciones y realmente muy deteriorados, por lo que siempre no queda alternativa que reemplazar casi la totalidad de los capacitores, obviamente luego de haber comprobado que está averiados o fuera de especificación.

Muchas veces leo en foros que no se aconseja esto, pero claro, no se topan con los equipos que hay en Argentina ni con la cultura del abandono de nuestros recuerdos, donde un receptor es tratado como basura, sino me creen vean este receptor que compré en un anticuario en Escobar, Buenos Aires…si son huevos de palomas y excremento de roedores!

En estos casos no hay capacitor que aguante, ya que generalmente estos equipos venían provistos por capacitores de papel impregnados en aceite o cera, (buen alimento de ratas, ratones, etc.) donde el factor temperatura y humedad y en particular su constitución, los hacían muy vulnerables a fallas por resequedad y pérdida de aislación, por hermeticidad de los materiales del cuerpo, ocasionando el deterioro del componente. Para mi esto es una constante.

Claro que es más ilustrado decir que hay que cambiar sólo el componente afectado, ya que cambiar todo es improvisado y hasta kamikaze debido a que podemos generar otras fallas que el receptor no tenía, pero… quién me asegura que el receptor en cuestión mostrado está sujeto a ese análisis…nadie!

Por supuesto que un técnico debe ser concreto en su diagnóstico, con conocimiento pleno del receptor y el circuito, reparando la falla, cambiando sólo lo necesario y con criterio, manteniendo la estética del equipo, pero eso sólo es posible en muy pocos casos, ya que la mayoría son equipos terminales o muertos y enterrados durante muchos años a quienes tratamos de revivir muchas décadas después de su certificado de defunción.

Sobre capacitores hay muchísimo en internet, pero quiero destacar en este artículo lo siguiente:

Si vamos a realizar una reparación íntegra del receptor o equipo valvular, todo componente que esté dañado o fuera de especificación debe ser reemplazado, y no por corazonada, sino por haber medido y comprobado dicho defecto. Si el fabricante lo puso en el circuito, debe estar por alguna razón concreta y es necesario para el correcto funcionamiento del mismo.

Nunca vamos a cambiar por cambiar, ya que no tiene lógica ni sentido.

Cuando hacemos una reparación la haremos asegurándonos que la misma quedó correcta, con soldaduras seguras y comprobadas, con aislaciones correctas y sin afectar al resto del circuito del equipo.

Debemos tomar como religión afectar lo menos posible la estética del receptor, sin reemplazar componentes por series o combinaciones de ellos, o por otro tipo, salvo que sea la única solución.

Nunca debemos innovar ya que podemos deteriorar el equipo irreversiblemente. Buscar el circuito es la única salida a una reparación confiable y segura. Hay técnicos que trabajan sin circuitos…los admiro!

Para finalizar, les aconsejo tener instrumentos acordes para medir capacitores, ya sea un capacímetro o un medidor de aislación, que les darán conocimiento real del estado de los componentes.

Hasta la próxima!

Les dejo esta foto de 2013 con algunas de mis radios…

Compartir en:

Deja un comentario